Por Qué lo Hacemos

El costo de la educación superior continúa elevándose cada año, colocando a la educación universitaria fuera del alcance de muchas personas. Los estudiantes aspirantes con frecuencia se ven obligados a contraer agobiantes deudas, sumándose a los $1.4 billones de dólares de deuda estudiantil existente a nivel nacional. Un análisis reciente muestra que los salarios típicos de un graduado universitario se han elevado tan solo un 1.6 por ciento en los últimos 25 años, mientras que la deuda estudiantil promedio se ha incrementado en un alarmante 163.8 por ciento.

Debido a que los costos de universidad se han elevado tanto, la demanda de becas y ayuda financiera ha crecido bastante en años recientes. Año tras año, la Fundación de Becas realiza su mejor esfuerzo para cubrir esta demanda, particularmente para los estudiantes de recursos escasos y medios. Consideramos que es nuestra misión y privilegio proveer a esos estudiantes calificados, determinados y motivados, con el financiamiento que necesitan para alcanzar sus metas educativas. Sin esta ayuda, los estudiantes de escasos recursos se quedarán cada vez más atrás que sus compañeros con mayores recursos. La razón más frecuentemente citada para esta disparidad es la falta de fondos para colegiaturas, gastos, libros, tarifas, y todos los gastos requeridos para asistir y permanecer en la universidad… gastos que continúan elevándose cada año.

Aun así, los beneficios de completar una educación universitaria son evidentes:

  • Un graduado de una universidad de cuatro años ganará un 70 por ciento más anualmente, y un graduado de una universidad de dos años ganará un 30 por ciento más anualmente, que un graduado de escuela media.
  • Los graduados universitarios tienen mayores tasas de empleo, y más posibilidades de recibir una pensión o tener un fondo de retiro esperando por ellos al final de su vida laboral.
  • Los graduados universitarios experimentan otros beneficios a lo largo de su vida: viven más tiempo (un promedio de nueve años), se ejercitan el doble, y fuman menos que sus compañeros graduados de escuela media.
  • Los graduados universitarios también tienen un mayor impacto sobre sus comunidades: realizan trabajo voluntario con el doble de frecuencia, requieren de menor asistencia pública, votan con más frecuencia, y pagan 77 por ciento más en impuestos que los no graduados.

Ya sea en conjunto o por separado, estos factores reflejan los múltiples beneficios a largo plazo que la educación universitaria puede brindar.

Es por eso que, desde nuestro nacimiento en 1962, hemos dado a más de 44,000 estudiantes la oportunidad de hacer realidad sus sueños de una educación superior.

Y aún estamos muy lejos de terminar.

Para saber más acerca de nuestros estudiantes, haz clic aquí.